Slider

marzo 12, 2017

- 20 kilos. Un nuevo estilo de vida

Después de un año y medio de procesi y aprovechando que el blog vuelve a estar en marcha y con un nuevo diseño, me decido a hablaros de mi cambio de vida y de mi bajada de peso.

Os aviso de que va a ser un post largo, me voy a confesar y espero poder ayudar o animar a tan solo una persona.
Siendo así, ya me daría por satisfecha porque creerme cuando os digo que vale la pena.

Os he ido enseñando por Instagram de vez en cuando alguna imagen de antes y después y habéis sido muchísimas las que por privado me habéis preguntado que como lo he hecho, me habéis pedido que os contara el proceso o incluso me habéis dicho que os he servido de inspiración para intentar hacer vosotras lo mismo, cosa que no sabéis lo bien que me hace sentir.






Empezaré por el principio.

Soy una persona con tendencia al sobrepeso. Siempre fui una niña gordita, a la que le sobraba algún que otro kilo y recuerdo que hubo una temporada que la pediatra me puso a dieta.

Pero de un tiempo a esta parte, el tema del peso había dejado de importarme y iba subiendo un kilo detrás de otro sin darme cuenta, o sin querer darme cuenta.

Cada vez que necesitaba ir a comprar ropa, para mi era un martirio. Nada me gustaba, nada me quedaba bien y me cabreaba con el mundo, pero llegaba la hora de merendar, me comía un bocadillo de chorizo o una palmera de chocolate y se me pasaba.
La cuestión era aferrarme a la ley del mínimo esfuerzo.

Pero llegó el día.
Ese día que yo había oído a muchas personas que decían "llegó un día en el que me levanté, y decidí dar el cambio, ponerme a dieta y hacer ejercicio".
Yo pensaba que en mi, ese día jamás llegaría, pero si, llegó y fue el día en el que volviendo de mis vacaciones de verano en Menorca  ( Agosto 2015 ) vi las fotos del viaje.

Y me vi.

No me reconocía.

Mido 1,55 cm y cuando llegué a casa, me armé de valor y me pesé. La báscula marcaba 74 kilos y reaccioné mal. Fatal.

No tenía la conciencia de que pudiera pesar eso.

Y ahí en ese momento, algo cambió en mi mente y decidí que se había acabado, que la cosa tenía que cambiar y que necesitaba de un profesional que me asesorara y me ayudara.

Me puse en contacto con una profesional del fitness (Marisa Domínguez), ya que tenía muy buenas referencias suyas y en el primer mail supe que ella tenía que ser mi entrenadora, mi guía.
Es una fuente de sabiduría, tanto en temas de alimentación como de deporte y lo primero que me dijo fue que para bajar de peso, todo el peso que tenía que bajar, era indispensable combinar una rutina de ejercicio y una dieta adaptada a mis necesidades.

Y ahí empezó todo.

Los inicios fueron duros, y no por la dieta, porque he podido comer de todo desde el primer día, sino por el entreno.

Jamás me había gustado hacer deporte y menos tener que ir al gimnasio de cuatro a cinco veces por semana a hacer pesas.

Pero en una rutina de perdida de peso, las pesas son fundamentales combinadas con ejercicio cardiovascular.

Recuerdo la vergüenza de los primeros meses. Llegaba al gimnasio y pensaba que todo el mundo me miraba pensando "Dónde va la gorda esa a hacer pesas..."

Tenía la autoestima por los suelos, y mis pensamientos así lo reflejaban.

Pero los resultados no tardaron en llegar, y creerme, eso es lo más motivador.

En poco tiempo bajé 10 kilos, 15, 17... Y ahora que llevo aproximadamente un año y medio, ya he logrado perder 22 kilos.

No sabéis lo bien que me siento. Mas que por el cambio físico (que también, evidentemente), por el cambio mental.
Soy una persona mucho más activa, estoy mucho más contenta, mucho más segura de mi misma. Me gusto, me gusta mirarme al espejo, he descubierto lo que es ir a comprar ropa y disfrutar con ello.
Me sorprendo cuando me pruebo un vestido o un pantalón corto y me encanta lo que veo en el espejo.

Es inexplicable, espero estar transmitiendo el estado de felicidad absoluta que siento.



(Agosto 2015 - Agosto 2016 - Febrero 2017)

(Perdonar por la calidad de las fotos. No estaban hechas con la intención de ser publicadas.)

En este proceso me he ido dando cuenta de muchas cosas:

- Hacía años que no me miraba en un espejo.
- Iba por la calle y bajaba la mirada cuando pasaba por alguna tienda o algún escaparate para no verme reflejada.
- Iba siempre vestida con ropa grande para intentar tapar lo máximo posible.
- Me centré mucho en aprender a maquillarme bien para que la gente se fijara en mi cara y no en mi cuerpo.
- Temía conocer a gente nueva por el miedo al rechazo.

Es muy fuerte ¿No creéis?

Y es una pena que esto me pasara durante años simplemente por la falta de fuerza de voluntad para levantarme del sofá y ir a hacer ejercicio y comer sano.

No considero que haya hecho régimen. No me gusta nada esa palabra.

He aprendido a comer sano y bien.

Nunca me han suprimido ningún grupo de alimentos. Desde el primer día he estado comiendo pan, pasta, arroz, carne, pescado, frutas, verduras, frutos secos, leche, huevos... De todo!

Y una comida libre a la semana. Lo que yo quisiera. Primero, segundo y postre, porque si, porque me lo había ganado al llevar la semana impecable y al pie de la letra.

Así que ya veis, aun habiendo bajado tanto de peso, he comido cada semana o bien pizza, o hamburguesa, dulces, he ido a barbacoas...

Ahora ya estoy en mi peso, más o menos la idea es mantenerme así, kilo arriba o kilo abajo.

Y ahora viene otra parte dura, porque cuando sabes que ya has llegado al final, te relajas y tiendes a pensar que puedes darte más caprichos a la hora de comer, o que no pasa nada porque algún día no vayas a entrenar.

Y eso no es así. Tengo que asimilar todo lo aprendido y aferrar estas costumbres adquiridas y que se conviertan en mi estilo de vida para no volver poco a poco a estar como antes.

Me encuentro tan bien, que para mi no es ningún castigo el ir a entrenar cada día. He aprendido a disfrutarlo. Me gusta superarme semana a semana en los entrenos y es un estilo de vida que engancha. Pero engancha por los resultados tan buenos que ves que te aporta.

Seguramente me esté dejando muchas cosas en el tintero, todo este tiempo no se puede resumir en unas líneas, pero espero haber sabido explicar lo fundamental de esto y que me hayáis entendido y comprendido bien.

Como decía al principio, espero poder ayudar a que alguna o alguno de vosotros, si os sentís como he explicado antes, de el paso a iniciar su cambio de vida porque creerme, te cambia la vida!!

Dejarme en comentarios, o escribirme por privado, si queréis saber algo más que se me haya podido olvidar o si tenéis alguna duda o curiosidad.

Nos leemos pronto...






15 comentarios :

  1. Tras leer este post ¿sabes lo que envidio y me encanta de tí?: tu constancia y fuerza de voluntad. Yo no tengo sobrepeso pero si tengo una evidente tendencia a procastinar lo que no quiero ver (y que me llega a producir ansiedad) y a esconder la cabeza bajo la tierra.
    Por cierto, una de mis asignaturas pendientes es moverme más y justo hoy he dado el paso de apuntarme al gimnasio, espero ahora tener la voluntad de ir.
    Gracias por tu ejemplo.
    Ciao guapa!, un besazo, campeona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras!! Espero ayudar aunque sea a una persona a dar el paso a encontrarse mejor!!

      Eliminar
  2. Gracias, y sigue así. Yo también tengo que pasar a la acción.

    ResponderEliminar
  3. He dicho "tengo que"?? Quiero decir VOY A pasar a la acción.

    ResponderEliminar
  4. Te leí ayer desde el móvil pero he tenido que sentarme un segundo para dejarte un comentario. ¿Lo qué más me gusta? Últimamente hay muchísimo postureo con el gimnasio y la alimentación, tu has demostrado que (aunque ya lo se porque con la alimentación a mi me pasa) que simplemente tienes que encontrar lo que te gusta para ser constante y sentirse a gusto. Aunque también hay una carga importante de fuerza de voluntad. Me agrada también ver que has dado con tan buena profesional para la alimentación, que se ve cada burrada... Pienso exactamente igual, comer sano no significa no poder darse un capricho de vez en cuando y gochear, es más, es necesario.


    Un beso grande : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Diana, que bien leerte!! Os he hechado un montón de menos, y ya era el momento de volver!
      Pues si, "hacer dieta" ya no significa "hacer régimen" sino comer bien, de todo y de forma equilibrada. Y siempre, siempre, mejor hacerlo bajo supervisión de un profesional si tienes una meta como era la mía.

      Y la comida libre, es obligatoria!! Libera cuerpo y mente!!

      Un beso!!

      Eliminar
  5. Alucinante. Te acabo de conocer por Twitter y ya te admiro. Eres todo un ejemplo de constancia y fuerza de voluntad, ¡Enhorabuena! Me ha encantado leer tu historia y la forma tan cercana en la que te has animado a contarla, hasta para eso hay que tener mucha fuerza. Gracias por el post tan inspirador, ha sido un placer conocerte!

    ResponderEliminar
  6. OLE OLE Y OLE, UN EJEMPLO A SEGUIR, FELIZ QUE HAYAS CONSEGUIDO LLEGAR A TU OBJETIVO Y SOBRE TODO QUE ESTÉ TAN FELIZ Y GUAPA.SABES QUE LLEVO MUCHOS AÑOS SIGUIENDO ESTE ESTILO DE VIDA Y ESTOY MUY DE ACUERDO CON LAS PAUTAS QUE HAS SEGUIDO.
    GRACIAS POR COMPARTIRLO CON NOSOTRAS AH Y FELICIDADES POR EL LOOK DEL BLOG

    UN BESAZO

    ResponderEliminar
  7. Es muy importante la fuerza de voluntad, yo te valoro mucho por eso porque a mi tampoco me ha gustado hacer ejercicio y se lo que "cuesta" muchas veces obligarte a ir al gimnasio. Lo de la alimentación es fundamental pero es más aprender a comer bien sin privarte de nada. Me alegro mucho de que te encuentres bien contigo misma. Yo estoy en camino de conseguirlo :). bsts

    ResponderEliminar
  8. Pues es la primera vez que visito tu blog y me ha encantado tu post y como has llegado a un final feliz, se te ve muy joven todavía y con muchas cosas para disfrutar de la vida y es una pena que por el sobrepeso tuvieras esos pensamientos tan negativos así que enhorabuena por haber conseguido estar mejor y lo más importasnte sentirte bien contigo misma, siempre he pensado que para que todo funcione bien en la vida, lo mejor que podemos hacer es querernos a nosotras mismas. Nunca he sido una talla 36 pero tampoco he tenido problemas de sobrepeso, yo soy muy alta y de complexión ancha.


    Besos

    ResponderEliminar
  9. Genial volver a leerte, y más aún con un post tan positico y alentador como éste. Yo tengo claro que tenemos mucha más fuerza de la que pensamos, es cuestión de plantarle cara y tener las cosas claras. Y por supuesto, hacerlo bien, como tú, sin hacer burradas, cambiando hábitos y descubriendo todo lo que podemos conseguir! Me alegro un montón.
    Y me das muchos ánimos para el tema del ejercicio que siempre es lo que más me cuesta. Un besazo!

    ResponderEliminar
  10. Fuerza de voluntad y adelante.
    Yo llevo más de un año haciendo deporte diariamente, cambié el chip y me siento bastante mejor. Soy de altura y constitución grande por lo que los kilos de más no me se notaban pero si el michelín, que es mi eterno enemigo, de ahí a crear el Reto Barriga Feliz.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Holaaaaa!!!! Qué bien tenerte de nuevo por aquí, y menuda vuelta!!
    Yo también detesto la palabra régimen, simplemente hay que aprender a comer. Yo tambien hice cambios importantes tanto en alimentación como en ejercicio y comparto tu opinón. A pesar de no haber sufrido nunca de sobrepeso eso no me ha evitado el comer mal y llevar una vida demasiado sedentaria. Con el cambio me siento genial y con mucha más energía, ojalá lo hubiera hecho antes :-)
    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  12. Que voy a decirte que no te haya dicho ya....pues lo que ya sabes, que eres un ejemplo a seguir de constancia y sacrificio y que nadie te ha regalado nada, que solo tu te lo has currado y te lo curras cada día intentando mejorar, que es importante cuidar el cuerpo no sol por un tema físico si no también por todas las cosas positivas que conllevan . Y que me quito el sombrero por ti, aún recuerdo ese final de agosto en el que me dijiste que querías ponerte en manos de un profesional y tomártelo en serio...cuantas cosas desde entonces eh? Un abrazo fuerte campeona !

    ResponderEliminar